Blogia
Basurillas

Basurillas 4 Anti-Fenómenos Ab 1

Ficha del partido:
Basurillas 4 Anti-Fenómenos Ab 1
Jornada 2 Temporada 2009-2010
24-10-2009 18 horas

Limpia Victoria de la Basura

Los Basurillas arrancan la temporada haciendo pleno: 2 de 2

DECLARACIONES

Jorge: "Manejamos el partido a nuestro antojo".
Lukas: "¡¡Pero qué dice ese borracho, si no estuvo en el partido!!".
Jorge: "Es que estaba sancionado".
La afición: "Ah, bueno".
Jose: "Reencontrarme con el fútbol ha sido… como el que quiere echar un polvo y no se empalma ni con viagra".
Román: "Ese maldito rayo de sol, uhohohó, me deslumbró, uhohohó".
Quime: "Me cago en el utillero. (Zapatillas me pone, no te jode: que me podía haber matao… aunque mejor eso a que me mate a tiros un marido celoso)."
Luis: "El equipo ha defendido súper-súper; apenas me he tenido que lanzar a blocar disparos; tengo los pantalones de Gucci como si no me hubiera tenido que tirar al suelo".
Diego: "Lo estoy oliendo, lo siento cerca: este año, pichichi… por lo menos en febrero habré materializado el primer ‘gol’ de mi vida".
Manolo: "Hay que seguir así… viniendo a los partidos. No veas cómo se ha puesto Ruzafa este año, tío".

Azules juegan con solidez y ganan con rotundidad: jaque a la liga

J.F.Bayona / A pesar de las múltiples ocasiones generadas por las hordas azules, La Basura casi termina pidiendo el tiempo. Sirva la hipérbole para resaltar lo relativamente corto del resultado: 4-1. Los Basurillas sólo respiraron cuando un ¿pase, centro, disparito bombeadito?... de Emi, se coló en la portería rival después de haber tirado todos los bolos, haber colado la negra y haber echo tres en raya. El guardameta, que hasta ese momento había hecho números de internacional, vio cómo ese extraño OVNI en que se había convertido el esférico le pasaba por encima y se alojaba en el fondo de la red, cercenando cualquier posibilidad de remontada. El partido, como la guerra en el 39, había terminado. Pero hasta llegar a ese momento, la segunda jornada de liga había dejado muchos datos de jugoso análisis para Los Basurillas.

EL KÁISER

La coña (la puta coña escribiríamos si escribiéramos para los amigos, pero lo hacemos para un diario de tirada nacional que se puede consultar en todo el mundo a través de Internet, y por eso sólo escribimos ‘la coña’) que tuvo Juan Carlos en el gol que cerraba definitivamente el partido a favor de La Basura, no puede eclipsar otra lección magistral del hombre que le da, no ya equilibrio, sino sentido a este equipo irrisorio.

Juan Carlos ‘Mariscal de Campo’ Álvarez volvió a brillar con luz propia, a organizar al equipo, a ponerle las pilas sin necesidad de cagarse en algo sagrado más que una sola vez. El Bekembahuer de Rojales ralentizó el juego cuando fue preciso, le metió velocidad cuando ya estaba roto y, entre medias de todo eso, metió un golazo soberbio: Bayona le metió un pase al pie entre dos contarios que trataban de estorbar (a Bayona aún le tiemblan las piernas porque pensaba que el pase no iba a llegar nunca a su destino, lo veía cortado desde la salida del balón… antes de dar el pase ya se estaba arrepintiendo, el muy inútil); el caso es que, no se sabe muy por qué caprichos del destino, el pase terminó donde se pretendía. El Káiser amagó el arranque por la banda izquierda, quebró hacia dentro, sorteó a otro rival con la facilidad del que pide otro Brugal y fusiló al guardavallas sin contemplaciones. Era el 2-0 que daba tranquilidad a los azulones sin publicidad de Burguer King, pero con panzas de estar poniéndose ciegos a todo menos a ensaladas de escarola y pechuguicas a la plancha.

EL GOL DE LA JORNADA

Pero, sin lugar a dudas, el gol de la jornada lo marcó el jugador con el nombre más largo de la historia de la liga: Arnaldo Thierry ‘Arny’ Bayona-Quimesó, más conocido como: “El Suicida”. Lo del apodo no es porque algún marido le vaya a poner la cara como un pan, rollo Cholo Simeone con Caminero, sino porque me juega el tío con las suelas de las zapatillas sin dibujo. Así patina. Pero eso no impidió dos amagos preciosos justo antes de materializar el primer tanto. Quime, el abuelo eléctrico, sentó a un defensa, aguantó la echada del portero, le sacó los omoplatos en la estirada inútil y marcó a placer después de haberse gustado más que Rocco Siffredi la última vez que se vio con una buena y cobrando por ello.

También hizo el 3-1. Pero mientras llegó ese gol y después del mismo, Arny disparó a puerta unos tres millones de veces. Podía haberse ido a tomar copas con Ronaldinho a Milán y volver que no había manera de enchufarla. En cualquier caso, su trabajo ya estaba hecho. Y muy bien hecho, por cierto.

PELEADOS CON EL GOL

Los Basurillas manejaron muy bien el tiempo y el ritmo del partido. Ya está dicho que, casi todo el mérito, fue del de siempre. Pero en ese dominio tuvo también mucho que ver el papel que jugó Lusko en la portería. Casi no tuvo trabajo el Peto López, pero lo poco que tuvo lo resolvió con agilidad. Sólo hubo en error en el gol y, en ese lance, habría que hacer división de culpas (no cuento esa jugada en concreto porque, justó ahí, estaba yo pegándoles un puro a los enanos para que se quitaran de las fuentes y no la ví: quiero decir que se me había caído el bolígrafo y no lo encontraba). Pero el papel fundamental de Luis fue el de dar oxígeno al equipo en la salida del balón. Desde el principio, pero sobre todo desde que se pusieron por detrás en el marcador, los rivales apretaron con demasiado ahínco, que rima con cinco y con la ignominiosa frase de ‘por el culo te la hinco’. Así que esa presión exacerbada la aprovechó Luis para tocar en corto con los dos de atrás y terminar dándole salida al balón por una de las dos bandas cuando uno de los jugadores que presionaban se lanzaba como felinos a robarle el balón… a un tío con el culo pelado de jugar hasta al parchís.

Esa salidas, más los robos de balón en el centro del campo propiciaron muchos contragolpe en los que Los Basurillas debían haber matado. Pero Romygol no ha cogido aún el ritmo (de partidos; el de tomar cañas no lo ha perdido, ahí está hecho un crack) y falló varias ocasiones claras para haber abierto su cuenta particular y haber cogido moral de cara al futuro. La Gacelita buscó bien los huecos, se plantó sólo varias veces delante del portero pero le pudo la ansiedad o le pesaron los kilos, lo que hizo que, cuando enganchó bien el disparo, la bola saliera para ensayo de rugby y, cuando la enganchó mal… pues qué quieres que te cuente… que daba lástima.

En seria pugna por el pichichi ha entrado este año Diego ‘Papito’ Susarte. Pero, o Romygol y Suso se dan prisa, o el pichichi puede terminar siendo cualquiera de los dos hijos del presi Marinto. Porque Diego, en mejor forma que muchos del resto de componentes del equipo, no rindió al nivel que de él se esperaba. Aún no ha aparecido el olfato matador de la ‘Cobra’. Pero se espera con paciencia. A falta de pan, las tortas que nos dejó la nueva y desconocida faceta de un jugador renovado: “Me he convertido en un jugador con carácter”, diría camino de los vestuarios después de haberse revuelto como una sierpe y haberle pegado un fuerte empellón a modo de puñadas en el pecho al rival de las medias rojas que estuvo a puntito de hacerle la tibia izquierda bicarbonato.

FÚTBOL CONTROL

Los Basurillas se mueven en Segunda como pez en el agua. Nadan a su antojo bajo la certera directriz de Manolo Marín. El 8 sigue atesorando la clase de los grandes. Y, por encimas de jugadas puntuales (una internada por banda derecha con disparo que repelió la defensa, un buen desmarque por el centro subiendo a modo de libre) destaca la calma que infunde tanto desde el campo como desde el banquillo. Si este equipo llega a algo será por dos claves: el mando y la superioridad en el juego de Emi y la tranquilidad que le da al equipo su presi. Siempre la voz de mando precisa, siempre el consejo acertado, siempre quitándole hierro a los errores. Y siempre la arenga. Y siempre el correito el viernes dando por culo.

En otro orden de cosas, Salvi volvió a ser el jugador corajudo que, en muchas ocasiones, se toma la justicia por su mano. Luchó de principio a fin, gobernó muchas ocasiones y, sobre todo, desmoralizó al contrario con varias jugadas defensivas ejemplares: una en concreto, lanzándose al suelo como bedel que lleva expedientes de juicios rápidos, fue providencial porque el delantero ya tenía la pierna armada para chutar solo delante de Luis.

Partido muy serio de Los Basurillas. Victoria aparentemente holgada (con el 3-1 y a falta de 10 minutos se podían haber complicado las cosas, pero la inoperancia atacante del equipo contrario hizo las cosas más fáciles). Tres puntos más que los sitúan en los puestos de Champions. Y, sobre todo, la sensación de que este año Los Basurillas pueden pasar un añito… en el cielo de la Segunda.


J.F.Bayona


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Diego -

Qué tío¡¡¡ y lo habrá escrito mientras preparaba su programa semanal, le limpiaba el culete a su Enrique y repasaba la lección del día con Pedrito,... como si nada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres