Blogia
Basurillas

La mejor opinión sobre la caricia de Zidane, el más grande

La mejor opinión sobre la caricia de Zidane, el más grande

En Achopijo, que a veces está que se sale:


"Hay que tener los cojones cuadrados para tirar un penalti a lo panenka en una final de un mundial, y ante Gianluigi Buffon. Hay que tenerlos muy gordos y que la sangre pase por las venas como si fuera arena. Pero más gordos hay que tenerlos para responderle a los figlidiputana, bastardii y demás macarradas de Materazzi con un cabezazo sin balón por medio y en pleno píloro. Hay que ser un superclase. Zidane no estaba concentrado, ni pensando en el partido de su vida. Zidane estaba jugando al fútbol, como lo ha hecho siempre, en Marsella, en Caen, en Burdeos, en Turín y en Madrid. Zizou volvía de una jugada, y cuando el italiano le maldijo (a saber qué chorrada le pudo decir...) él le miró con esos ojos de orgullo argelino y antes de poder pensar nada, como todo lo que hace con la pelota, ya tenía clavado su cráneo en el pecho de Materazzi. Para mi Zidane ha dejado claro en este mundial, por todo lo que ha hecho, incluida su expulsión de ayer, que es un jugador de fútbol como no va a haber otro en mucho tiempo. No es sólo uno de los cinco grandes, es único entre ellos. Ayer el Diego (muy venido a menos tras su reaparición mediática) le echó las cruces por el cabezazo, pero quizá, él, como jugador es el único que se puede acercar a esa fuerza marronera que debe residir en el futbolista ganador. Zidane se ha ido del fútbol dejando bien claro lo que hay que hacer en una cancha, defenderse atacando, y además lo hace a la vez que tiene ese idilio con la forma y la clase de un futbolista que disfruta tocándola y mandando, y sobre todo, que disfruta ganando.

Doménech ha dicho tras la final que es un fracaso ser “apenas segundo”. Estoy con él. El entrenador francés ha dado otra serie de lecciones en lo que a rigor ideológico se refiere. No ha cedido a presiones mediáticas y ha mantenido el esquema y a los jugadores que él ha llevado al mundial. Doménech merece ese reconocimiento, aunque al final haya fracasado estrepitosamente, justo, por terminar haciendo lo que no quería, dominar, tener el balón y buscar el hueco cansándose ante nada menos que Italia. Si España hubiera perdido en la final... seríamos héroes. Segundos. Lo nunca visto. Aragonés un Semidios y todos tendríamos que estar contentos y no ponernos tristes. No tenemos mentalidad de ganadores. Somos ventajistas, y a todo tenemos que sacarle provecho... Si hubiéramos perdido la final sería lo mismo. Perder.

Ganan los que esperan. Ganan los que están armados atrás y matan cuando llegan a balón parado o en contragolpe. El mejor del mundial ha sido un defensa. Un defensa con 100 partidos internacionales. Fabio Cannavaro ha estado a un nivel excepcional, exceptuando el pedazo de caño que le hace Maloudá justo antes de que le derriben dentro del área, hizo una final también perfecta, aunque para mi, el mejor de la final, sin contar a Zidane, fue Claude. Partidazo del francés... Pero, esto va a acabar haciendo que tengamos que decir que esto del fútbol es un juego en el que juegan 11 contra 11 y al final siempre gana Italia en el último minuto. Ayer le decían a Luis Aragonés que si Gattuso fuera español lo llevaría, y Luis dijo que no. Que en ese puesto tenemos a mejores futbolistas... refiriéndose a Cesc, Xavi y tal. Al menos mantiene el criterio de jugones y perdedores. Podemos ser siempre perdedores y siempre llevar a jugones de la cantera del Barça... tendremos una identidad futbolística clara. Qué gusto les dará a todas las selecciones con ganadores, ganarnos. –Oiga! Venga a España a ganar a los jugones y que su moral suba por las nubes... El fútbol no va a cambiar para que gane España. ¿Queremos el balón? O queremos la Copa del Mundo... hay que pensarlo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres